domingo, 28 de diciembre de 2014

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)


Ave de pequeño tamaño del orden de los Passeriformes cuya cola de característico color rojo le proporciona el nombre popular.
El macho presenta el pecho y la cara de color negro azabache, y el resto del cuerpo oscuro, con una mancha blanca en las alas.


Macho


Muy terrestre, acostumbra a posarse con figura erguida mientras agita su cola roja.




Las hembras y los jóvenes son de color pardogrisáceo.


Hembra
                         
Especie típicamente rupícola, gusta de ambientes secos y soleados, con vegetación escasa y abundantes roquedos. También es común en zonas urbanas y pueblos.




Su dieta se basa en el consumo de invertebrados de pequeño y mediano tamaño, y, en menor medida, de semillas y bayas.




Las poblaciones ibéricas son sedentarias o parcialmente migratorias, desplazándose en invierno a localidades del sur peninsular.







domingo, 21 de diciembre de 2014

Grulla común (Grus grus)


La grulla es el ave migratoria más grande que podemos observar en la Península. Estas enormes e inconfundibles aves llegan el mes de octubre, donde permanecen hasta marzo, y durante este periodo se las puede contemplar, siempre en grupos numerosos, alimentándose en dehesas y cultivos que abandonan al
atardecer para acudir, agrupadas en simétricas y ruidosas formaciones, hasta sus dormideros habituales.


En vuelo se puede observar la típica formación en V

Son grandes y esbeltas, de patas y cuello largos y de coloración general gris ceniza, más oscura hacia el extremo de las alas. En los adultos destaca un penacho de plumas colgantes a modo de cola, que son en realidad las rémiges terciarias modificadas. En la cabeza, de color negro, destacan el píleo rojo y unas franjas blanquecinas a ambos lados que se extienden, a partir de los ojos, por las mejillas y el cuello.

Adulto

Los jóvenes presentan un color parduzco y carecen del diseño característico de la cabeza


Joven

Las primeras grullas que llegan a nuestro país para invernar lo hacen en el mes de octubre. Atraviesan el Pirineo navarro y siguen una ruta que las conducirá en primer lugar a Gallocanta; esta zona, desconocida hasta hace algunas décadas para la especie, representa en la actualidad no solo un lugar de paso obligado en las rutas migratorias, sino una importante área de invernada. Las aves que no permanecen en este enclave continúan camino hasta las dehesas del suroeste peninsular. El retorno hacia sus áreas de cría se inicia en el mes de febrero y se prolonga hasta finales de marzo


En los primeros meses de la invernada consume casi exclusivamente bellotas y, una vez agotado este recurso, se emplea en los granos de cereal que quedan en el suelo después de la cosecha, a los que une bulbos, legumbres, lombrices, caracoles y, ocasionalmente, algún pequeño vertebrado.




En el siguiente video se puede apreciar a las grullas atravesando nuestros campos en su característico vuelo: 


                               video