Social Icons

Featured Posts

domingo, 5 de abril de 2015

Víbora hocicuda (Vipera latastei)

La víbora hocicuda es la más abundante de las víboras de la península Ibérica, donde también están presentes la víbora áspid y la víbora de seoane. Su distribución abarca toda la península a excepción de la franja norte. Documentada también en el norte de Africa. 






El tamaño medio de un ejemplar adulto oscila entre los 50-70 cm. Su tonalidad suele ser gris con una banda dorsal oscura en zigzag.

  



La cabeza triangular y las pupilas en forma de raya vertical son característicos a las víboras. En el caso de esta especie, el distintivo fundamental es el apéndice levantado en la punta de la nariz; éste es el que le da el nombre de hocicuda.





La podemos encontrar tanto en robledales, como encinares y bosques de coníferas, siempre y cuando haya rocas o se trate de un terreno pedregoso. Para simplificar, se podría decir que tienen predilección por las piedras y  el matorral.





Se trata de animales ovovivíparos (los huevos se mantienen en el interior de la hembra hasta que eclosionan las crías ya formadas), que suelen vivir entre 11 y 14 años, dependiendo del sexo (11 años los machos).





Su alimentación se basa en roedores, reptiles y otros pequeños vertebrados. Esto le hace ser un animal con hábitos diurnos, aunque en días de mucho calor puede variar su actividad y moverse incluso de noche. 




Las picaduras de víbora en España rondan las 2000 anuales, de las cuales, menos de 5 son mortales. La reacción alérgica y las circunstancias personales de salud de la persona mordida son más determinantes que la propia peligrosidad del veneno. Si sufrimos una mordedura de Vipera latastei, víbora hocicuda, o de cualquier otra víbora, no hay que hacer torniquetes fuertes, ni cortar, ni succionar, ni nada de lo que vemos en las películas. Lo mejor es inmovilizar el miembro practicando un suave torniquete –debe permitir el paso de un dedo por debajo- y trasladar a la víctima a un centro sanitario. El dolor intenso va acompañado de inflamación que alcanza su máximo a las 48 horas. Pero en cualquier caso, no se trata de un veneno fulminante, por lo que salvo complicaciones derivadas de la salud del afectado, es perfectamente factible acudir a un centro sanitario para aplicar el tratamiento adecuado.

domingo, 28 de diciembre de 2014

Colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros)


Ave de pequeño tamaño del orden de los Passeriformes cuya cola de característico color rojo le proporciona el nombre popular.
El macho presenta el pecho y la cara de color negro azabache, y el resto del cuerpo oscuro, con una mancha blanca en las alas.


Macho


Muy terrestre, acostumbra a posarse con figura erguida mientras agita su cola roja.




Las hembras y los jóvenes son de color pardogrisáceo.


Hembra
                         
Especie típicamente rupícola, gusta de ambientes secos y soleados, con vegetación escasa y abundantes roquedos. También es común en zonas urbanas y pueblos.




Su dieta se basa en el consumo de invertebrados de pequeño y mediano tamaño, y, en menor medida, de semillas y bayas.




Las poblaciones ibéricas son sedentarias o parcialmente migratorias, desplazándose en invierno a localidades del sur peninsular.







domingo, 21 de diciembre de 2014

Grulla común (Grus grus)


La grulla es el ave migratoria más grande que podemos observar en la Península. Estas enormes e inconfundibles aves llegan el mes de octubre, donde permanecen hasta marzo, y durante este periodo se las puede contemplar, siempre en grupos numerosos, alimentándose en dehesas y cultivos que abandonan al
atardecer para acudir, agrupadas en simétricas y ruidosas formaciones, hasta sus dormideros habituales.


En vuelo se puede observar la típica formación en V

Son grandes y esbeltas, de patas y cuello largos y de coloración general gris ceniza, más oscura hacia el extremo de las alas. En los adultos destaca un penacho de plumas colgantes a modo de cola, que son en realidad las rémiges terciarias modificadas. En la cabeza, de color negro, destacan el píleo rojo y unas franjas blanquecinas a ambos lados que se extienden, a partir de los ojos, por las mejillas y el cuello.

Adulto

Los jóvenes presentan un color parduzco y carecen del diseño característico de la cabeza


Joven

Las primeras grullas que llegan a nuestro país para invernar lo hacen en el mes de octubre. Atraviesan el Pirineo navarro y siguen una ruta que las conducirá en primer lugar a Gallocanta; esta zona, desconocida hasta hace algunas décadas para la especie, representa en la actualidad no solo un lugar de paso obligado en las rutas migratorias, sino una importante área de invernada. Las aves que no permanecen en este enclave continúan camino hasta las dehesas del suroeste peninsular. El retorno hacia sus áreas de cría se inicia en el mes de febrero y se prolonga hasta finales de marzo


En los primeros meses de la invernada consume casi exclusivamente bellotas y, una vez agotado este recurso, se emplea en los granos de cereal que quedan en el suelo después de la cosecha, a los que une bulbos, legumbres, lombrices, caracoles y, ocasionalmente, algún pequeño vertebrado.




En el siguiente video se puede apreciar a las grullas atravesando nuestros campos en su característico vuelo: 


                               video

lunes, 24 de noviembre de 2014

Escarabajo del pino (Chalcophora mariana)



Perteneciente a la familia buprestidae este vistoso escarabajo pone los huevos en los troncos de los pinos enfermos o en los tocones. Justo en el lugar donde me encontré a esta pareja




Las larvas se alimentan de la madera excavando galerías y tras una metamorfosis se transforman en adultos, encontrándose en forma adulta desde abril a mayo.




Pueden atacar madera muerta o viva y está presente en la Península Ibérica, desde el nivel del mar hasta los 1.000 metros de altitud.




El cuerpo es plano y brillante. La cabeza ancha y presenta una ranura, las antenas algo más largas que la cabeza. El pronoto con un profundo surco en la zona media. Tanto el pronoto como los élitros con costillas irregulares. La parte ventral del cuerpo es de color marrón oscuro. La parte dorsal es negra con brillo cobre metálico.



Lavandera blanca (Motacilla alba)


También llamada aguzanieves, se trata de un ave muy adaptable, capaz de ocupar medios muy diversos, tanto naturales como cercanos a las poblaciones.


Macho

Su aspecto es muy distintivo, larga cola y tonos blancos, negros y grises. Exhibe dorso gris ceniza, vientre blanco, y alas negras y con bandas blancas cuando están plegadas. Posee cola larga y negra, con plumas externas blancas, y patas y pico negros. El patrón de la cabeza resulta muy contrastado, con la cara blanca rodeada arriba y abajo de negro. Luce un plumaje invernal similar, aunque el color negro en la cabeza está más reducido, y muestra garganta blanca y banda pectoral negra


Hembra

 Ambos sexos son parecidos, pero la hembra tiene la nuca gris. Los jóvenes resultan más uniformes, sin negro en la cabeza y con banda pectoral grisácea. Un hábito destacado de esta ave es el continuo balanceo de la cola.


Juvenil

En época de cría ocupa ambientes muy variados, en muchos casos con influencia humana y próximos al agua, tales como ríos, arroyos, charcas, pastizales, huertos, regadíos y parques.


Curiosamente en una rama

Su alimentación se basa en larvas y adultos de moscas y mosquitos. La técnica más empleada para capturarlos consiste en la búsqueda y el picoteo en el suelo y en aguas someras, con ocasionales persecuciones andando y en vuelo.



lunes, 27 de octubre de 2014

Esmerejón (Falco columbarius)


Durante el invierno, las regiones más llanas y desarboladas de nuestro país reciben a un diminuto halcón que se alimenta de la enorme despensa que suponen los millones de aláudidos, fringílidos, bisbitas y otras aves pequeñas y medianas que menudean por baldíos, páramos y rastrojeras. Se trata del veloz esmerejón, el falcónido más pequeño de la fauna europea.



Es una rapaz propia de grandes extensiones abiertas o escasamente arboladas, por lo que evita las zonas forestales y las regiones muy montañosas. Se reproduce en parajes con abundante vegetación baja, ya sean llanuras, altos páramos, franjas costeras, saladares o bordes de humedales. Durante la invernada en la Península mantiene sus preferencias por los lugares planos y despejados, por lo que selecciona estepas cerealistas y páramos, así como algunas zonas húmedas y paisajes en mosaico donde se alternen los cultivos con matorrales ralos, baldíos y vegas.




Se trata de un especialista en el consumo de pequeñas y medianas aves, a las que persigue con su veloz vuelo a baja altura, a veces incluso a ras de suelo. Entre su presas principales se encuentran, principalmente, los pequeños pájaros de los espacios abiertos, como pardillos, jilgueros, cogujadas, calandrias, bisbitas…, aunque puede dar caza —sobre todo las hembras, de mayor corpulencia— a aves del tamaño de una urraca. Ocasionalmente, atrapa grandes insectos y micromamíferos.



Suele nidificar en el suelo, generalmente en terrenos con una pequeña pendiente y abundante cobertura vegetal (en particular, brezales). El nido consiste en una pequeña depresión tapizada con tallos de la vegetación cercana y algún otro material. Ocasionalmente, puede nidificar en algún cortado rocoso o aprovechar viejos nidos de córvido.



Es la primera que le vemos esta temporada, por tanto, esta entrada será actualizada.

sábado, 25 de octubre de 2014

Alcaraván Común (Burhinus oedicnemus)


Ave esteparia bastante extendida en España, pero que no resulta fácil de observar debido a sus colores discretos y a sus hábitos esquivos y nocturnos. Sin embargo, durante la época de cría se detecta con menos dificultad por su característico e inconfundible reclamo, que emite en horas crepusculares. Ocupa una amplia variedad de hábitats abiertos en la España de clima más seco, ya sean eriales, estepas, arenales o tierras agrícolas.




Pequeña zancuda de grandes ojos amarillos y coloración general pardo-terrosa. El adulto luce una banda blanca bordeada de negro en el ala, y dos franjas blancas por encima y debajo del ojo. Tiene el pico amarillo, con la punta negra.



En vuelo, la parte inferior de las alas resulta muy pálida, mientras que la superior presenta dos franjas alares blanquecinas bordeadas de negro, con las puntas y la parte posterior de las alas negruzcas, aunque sobre este fondo oscuro también se aprecian algunas manchas blancas




Ocupa terrenos llanos o ligeramente ondulados, con escaso o nulo arbolado y vegetación baja, muchas veces áridos o semiáridos. Puede aparecer en pastizales secos, eriales, estepas y semidesiertos, o bien en ambientes agrícolas de secano e incluso regadío. En zonas agrícolas prefiere las áreas de vegetación natural frente a las cultivadas.

Se alimenta fundamentalmente en insectos, como ortópteros, coleópteros u hormigas.